¡Viva Cochabamba Mayllapipis!


Llega septiembre, vemos flores por todas partes, se oye el trinar de las aves, observamos la naturaleza en su máximo esplendor. ¡Ha llegado la primavera! El invierno oscuro y frio que nos obligaba a quedarnos en casa se ha marchado, el sol muestra su sonrisa resplandeciente otra vez y las nubes ya no obstruyen su esplendor.

Septiembre, mes de la amistad, mes del amor, mes de los médicos, mes de la primavera y lo más importante ¡Mes de Cochabamba, ciudad que si bien no me vio nacer, me vio crecer, caminar, correr, encender fogatas, realizar postas, insolarme durante largas caminatas y buscar incansable botellas plásticas reciclables para mis proyectos scout, en septiembre se siente en el aire el patriotismo, amor por la patria, fervor por los colores de su bandera, ganas de trabajar por el país y luchar para que cada día sea mejor, para ello nuestra tierra amada necesita gente útil, gente capaz, gente idónea, llena de principios morales para engrandecer su nombre, necesita héroes de pañoletas que día a día trabajen sin cesar, limpiando calles, plazas y ríos, apagando incendios, sirviendo a los demás, ayudando a los más necesitados, luchando por mejorar su patria.

Esta hermosa tierra, “La Llajta” que con sus brazos abiertos recibe a propios y ajenos como, limpiando calles, plazas y ríos, apagando hijos propios, encantándolos con los deliciosos chicharrones de Sacaba, los sabrosos pichones de Cliza, el pan de Araní y el exquisito sillpancho.

Quien no ha visitado alguna vez al Cristo de la Concordia, observando la ciudad desde el teleférico, quien no ha escalado el Tunari para contemplar el majestuoso nevado, quien no ha realizado el salto de la confianza en Incachaca, quien no ha arriesgado su vida jugando postas en Araní, quien no ha visitado el parque Carrasco o nadado en el rio Espíritu Santo en Chapare, si no lo has hecho te estás perdiendo de una experiencia maravillosa.

Bella tierra hoy en tu aniversario siento que mi corazón ondea celeste, pero mucho más allá de estar orgullosa de ser cochala me siento orgullosa de ser boliviana, de haber nacido en esta hermosa patria y, ¿por qué no? Me siento orgullosa de ser ciudadana del mundo entero, a través de la hermandad Scout he aprendido que tengo hermanos no solo en el Grupo Scout Alemán, sino también en el Panda, Incas, Murray Dickson, La Salle, Tunari y muchos otros, que tengo hermanos en otros departamentos y hasta en otros países, hermanos que conocí a través de campamentos distritales, departamentales y nacionales y es que la hermandad Scout no tiene fronteras, no tiene color de bandera, no tiene nacionalidad somos hermanos de causa trabajando bajo un mismo cielo, con un mismo propósito: dejar el mundo mejor de cómo lo encontramos, y así poco a poco contagiando nuestro entusiasmo y sin darnos cuenta seremos parte de una sola nación, sé que hoy parecemos pocos, pero mañana seremos millones de soñadores trabajando por una Cochabamba mejor, por una Bolivia mejor, por un mundo mejor.

Y hoy celebrando nuestro día llajtamasis, ayúdenme a gritar a voz en cuello: ¡Viva Cochabamba mayllapipis! ¡Viva la hermandad scout mayllapipis !