“Explosafari” ¡qué viaje el que nos dimos! 1


¿Por dónde empiezo? ¿Hablando sobre el hermoso lugar al que fuimos y que me trae tantos recuerdos de campamentos pasados? ¿Resaltando la cantidad de scouts que participaron en este campamento? ¿Quejándome por lo rápido que pasaron los días? A ver…

¡Potreros! Qué lindo lugar que hacía tanto ya que no veía. Los eucaliptos por montón que cobijan a todas nuestras carpas y que en las primeras horas de la mañana te hacen  sentir en un mundo aparte, mágico pero no del todo irreal. Este lugar que a tantos nos pone  un poco nostálgicos albergó el pasado fin de semana (28 de abril al 1º de mayo, más con su yapita de feriado) a casi 600 scouts entre exploradores y dirigentes, para el que en Cochabamba es, nuestro primer campamento distrital del año: el Explosafari 2017.

“Viajando por el mundo” fue nuestro lema. Y es que en verdad fue un viaje de punta a punta del planeta. Muchos exploradores tornaron por primera vez sus ojos más allá de Bolivia, e incluso de su propia casa y pudieron ver al mundo como es, entre la gran diversidad cultural y geográfica que lo magnifica y los problemas sociales y ambientales que lo oscurecen. Las patrullas cruzaron la gran muralla china, cruzaron desiertos en Irán, viajaron guiados por las estrellas en Escandinavia, trabajaron como cascos blancos en Siria, cruzaron todo el camino Inca, lucharon entre Praos en las Islas Marshall, derribaron el muro de Berlín, y tantas pequeñas grandes aventuras de las que podría seguir hablándoles pero que extenderían demasiado esto. Y claro, un viaje no puede llegar muy lejos si no se tiene un pasaporte, así que nos aseguramos de que cada scout tuviera el suyo para poder moverse sin problemas y supiera a donde estaba yendo en cada momento.

Una noche tuvimos el gran concurso de cocina internacional, que dejó a muchos dirigentes pasmados. Qué calidad y originalidad  tremenda la de los platos presentados. Acá tuve la suerte de ser jurado- y esta vez digo suerte porque alguna otra vez que también lo fui terminé con sabores indescifrables en la boca- de platos exquisitos, no todos, pero si la gran mayoría. Yo cuando era explo apenas y sabía preparar una hamburguesa con papas quemadas de las que me sentía contento, y sé que no soy el único que pasó por eso.  Mis mayores respetos culinarios a todos esos explos que se rajaron tanto esta vez y nos dejaron con la panza bien llena y contenta.

Pero si hay algo que si o si debo contar fue nuestra última mañana. Todos nos olvidamos por completo de la competencia,  de los miramientos absurdos entre grupos que a veces pueden existir, y nos pusimos a trabajar entre todos a la manera que los grandes Jamborees lo hacen: con una insignia de la paz. Todos los participantes debían formar patrullas totalmente nuevas integradas por scouts de  distintos grupos y con ella cumplir varios retos que les permitirían conseguir la insignia. Aquí se me hace un poco difícil describir la alegría que sentí cuando veía tantos colores distintitos en el cuello trabajando juntos, sin la necesidad de competir con los demás. Plantaron sin parar filas larguísimas de árboles que con seguridad crecerán mucho…muchísimo gracias al esfuerzo que le dieron. Pintaron banderas que expresaban sus mayores deseos de paz para el mundo. Planificaron docenas de pequeños proyectos de servicio y aprendieron un poco más sobre el mundo, sus culturas, religiones,  idiomas y las múltiples formas de hacer escultismo que existen en él.

Realmente es difícil explicar eso que sentía al ver tantas pañoletas distintas juntas. Me hizo sentir un orgullo fuertísimo, pero no de ser un scout de mi grupo,  no de ser scout de mi distrito, o de mi país,  solamente de ser SCOUT y saber que de a poco o mucho estamos contribuyendo a que el día de mañana sea mejor que el de hoy, a que las futuras generaciones sean más abiertas y tolerantes  que la nuestra, y a que  cada vez estemos más cerca de ese objetivo tan nuestro que es hacer un mundo de paz. No nos rindamos, sigamos trabajando para que cada sonrisa lograda en nuestros scouts sea la esperanza de un mundo mejor. Quizás debí empezar por ahí…


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una idea sobre ““Explosafari” ¡qué viaje el que nos dimos!