Formándonos para hacer de este mundo, un mundo mejor


Cuando uno entra al Movimiento Scout, ya sea como scout a algunas de las ramas dependiendo su edad (lobato de 7 a 10 años, explorador de 11 a 14 años, pionero de 15 a 17 años o rover de 18 a 21 años) o como dirigente, todo cambia en tu vida, uno jamás vuelve a ser el mismo. Y es que ser scout es una forma de vida donde  uno busca hacer de este mundo, un mundo mejor. Si uno es dirigente este es un trabajo que no debe tomarse a la ligera, ya que como adultos a cargo de niños y jóvenes, el objetivo es formar mujeres y hombres útiles y comprometidos con la sociedad, que orientan su vida al servicio y trabajen para dejar el mundo mejor que como lo encontraron.

Por tanto, un dirigente scout es un formador y eso solo es posible si cada dirigente ha sido formado para tal fin, por eso es que dentro del Movimiento Scout existen cursos para dirigentes de todo tipo y uno muy especial es el llamado Curso de Insignia de Madera. Pero, ¿qué es este curso? ¿Qué busca? Este curso es en realidad un programa de formación para el liderazgo  y un requisito para todos los scouts adultos dentro de las asociaciones scouts de todo el mundo. El objetivo de este curso es formar responsables en el movimiento scout, mediante la enseñanza de habilidades de liderazgo, el método scout, los valores scout y como llegar a los niños y jóvenes desarrollando y explotando el máximo de sus potenciales.

En Bolivia, cada feriado de semana santa, llegan a Cochabamba, a nuestra Sede Nacional Scout, más de 400 dirigentes de todos los rincones del país a tomar el Curso de Insignia de Madera. Todos los dirigentes sabemos de la relevancia que tiene este curso en nuestra formación como educadores y como personas, porque estamos conscientes que la educación es la solución para muchos de los conflictos que hay en el mundo. Si las personas entienden que el conocimiento es la llave del cambio, el cambio llegará. Y eso somos, eso hacemos, educarnos, formarnos en los valores y método scout, para generar un impacto, un impacto en nuestra casa, en nuestra comunidad, en nuestra ciudad e ir creciendo hasta hacer un impacto en el país y el mundo. ¿Por qué con el método scout? Porque nuestro método educativo scout trabaja con características evolutivas de cada edad para conseguir el desarrollo integral de los niños y los jóvenes. Promovemos y hacemos visible el progreso individual en 6 áreas de crecimiento, que son: corporalidad, espiritualidad, afectividad, sociabilidad, creatividad y carácter, las cuales están siendo recientemente incorporadas como parte de la formación educativa en los colegios con el saber ser, el saber hacer y el saber decidir, implementados recientemente en la reforma educativa de nuestro país.

Porque al ser un movimiento de educación no formal, basado en la acción, en donde los niños y jóvenes aprenden haciendo, resolviendo, participando, organizándose, tomando responsabilidades adecuadas a su edad y siendo las dinámicas, cantos y juegos, elementos básicos de la pedagogía scout, somos atrayentes a niños, jóvenes y adultos de la sociedad provocando que cada vez haya más personas que se sumen al movimiento scout.

La acción, para ser educativa debe conducir al éxito, al logro de objetivos educativos, de lo contrario se convierte en un activismo vacío o al mero entretenimiento. Por tanto, al finalizar el Curso de Insignia de Madera los dirigentes deben poner en práctica lo aprendido, en Bolivia se otorga un cuadernillo de seguimiento al Curso de Insignia de Madera, donde existen requisitos que deben de ejecutarse en un tiempo determinado para poder obtener la aprobación del curso, la cual es representada con un cordón de cuero y unas cuentas de madera, algo que parece insignificante pero que reconocen el compromiso y la culminación de la etapa de preparación para ser un dirigente scout.

Concluyo con éstas dos frases célebres de nuestro fundador, Baden Powell:

“Un mal ciudadano es aquél que sólo ve su provecho; el buen ciudadano es aquél que está listo para tender la mano a la comunidad en cualquier momento”

“No debe tomarse el escultismo solamente porque es divertido, sino porque practicándolo nos preparamos a ser buenos ciudadanos, en beneficio de nuestro país y del mundo entero.”

 

 

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *